LOCALIZACIÓN

EN EL MEJOR MARCO DE SEVILLA

Este edificio fue concebido para sede de la Lonja de Pescado de Sevilla, siendo conocido popularmente como el Mercado o las Naves del Barranco. Su construcción supuso para la ciudad la creación de una de las obras arquitectónicas más interesantes realizadas hierro, un estilo que tomó gran auge a mediados del siglo XIX y que tiene a este material, junto con el acero laminado y el vidrio, como elemento de referencia.  Su construcción se llevó a cabo entre 1876 y 1883, año en el que se inauguró, dando así respuesta a la petición realizada por los pescadores de Ayamonte al Ayuntamiento de Sevilla para disponer de un espacio adecuado para la contratación y la venta de pescados.  Con un total de 700 metros cuadrados de superficie diáfana, dicho espacio se materializó en un conjunto de cuatro naves que se presentan adosadas entre sí, cubiertas por bóvedas de cañón realizadas en hierro galvanizado, y con una estructura vertical a base de columnas de fundición.

Tradicionalmente se ha venido atribuyendo esta importante obra al célebre ingeniero francés Gustave Eiffel, autor de la torre del mismo nombre, símbolo de la ciudad de París. Por la fecha de la graduación de Eiffel en la École Centrale des Arts et Manufactures de París (1855) y por el diseño y estilo arquitectónico empleado en su construcción, podría pensarse que estas naves son obra suya. No obstante, la ficha técnica existente en la Gerencia de Urbanismo y en documentos de la biblioteca de la Escuela de Arquitectura de Sevilla señalan a la empresa sevillana Portilla, White y Cía como autora del proyecto y la ejecución de la Lonja. Parece que la construcción de este edificio tuvo complicaciones desde su concepción; según consta en el catálogo de edificios de la Gerencia de Urbanismo, se sucedieron sin éxito los encargos de proyectos a arquitectos municipales y a particulares hasta que en 1876 la citada fundición Portilla, White y Cía presentó una propuesta para levantar dos naves de hierro por 173.000 reales de vellón.